Inicio > Noticias

Noticias

20/08/2019

Los primeros océanos: no tan calientes como se pensaba

El último número de la revista Science publica un artículo de investigación, en el que se sugiere que los primeros océanos que cubrieron la Tierra hace más de 2000 millones de años no estuvieron tan calientes como se había propuesto en investigaciones previas. Los investigadores de la Universidad de Zaragoza-IUCA Marcos Aurell y Javier Ramajo han participado en este publicación liderada por Nir Galili y Itay Halevy del Wiezmann Institute of Science (Israel).

El cálculo de la temperatura de los océanos primitivos (se han sugerido temperaturas de hasta 70°C) se basa en el incremento progresivo de la proporción del isótopo de oxígeno estable más común en la Tierra (oxígeno 18) en los sedimentos de origen marino acumulados en los últimos 3500 millones de años. Sin embargo, en el artículo publicado en la revista Science se sugiere que esta variación también se puede explicar no por la influencia de la temperatura, sino por el aumento progresivo de la proporción de oxígeno 18 presente en la superficie terrestre y en el agua de mar a lo largo del tiempo.

El trabajo en concreto muestra que la proporción de oxígeno 18 presente en los óxidos de hierro de origen marino ha ido incrementando en los últimos 2000 millones de años. Como los experimentos de precipitación de óxido de hierro revelan que la proporción de los diferentes isótopos de oxígeno en este mineral depende poco de la temperatura del agua marina, la causa principal del aumento a largo plazo de los valores de oxígeno 18 en las rocas depositadas en los mares pudo ser debida a un aumento progresivo de su proporción de en el agua de mar a lo largo del tiempo, más que al enfriamiento de los océanos. El progresivo enriquecimiento en oxígeno 18 puede haber sido debido a un aumento en la cubierta de sedimentos terrestres, un cambio en la proporción de alteración de las rocas de la corteza de alta y baja temperatura, o una combinación de estos y otros factores.
Para realizar este estudio, se analizaron muestras con óxidos de hierro de diferentes periodos geológicos, incluyendo las calizas con ooides ferruginosos presentes en la denominada “Capa de Arroyofrío” que marca el límite Jurásico Medio-Superior (hace unos 160 millones de años) de la Cordillera Ibérica.  Según Marcos Aurell, catedrático de Estratigrafía de la Universidad de Zaragoza y miembro del Grupo Aragosaurus: recursos geológicos y paleoambientales, “la participación en este trabajo de investigación pone de relieve la relevancia de los estudios locales para entender aspectos clave en la evolución global de nuestro planeta”.

Galili, N., Shemesh, A., Yam, R., Brailovsky, I., Sela-Adler, M., Schuster, E.M., Collom, C., Bekker, A. Planavsky, N., Macdonald, F.A., Préat, A. Rudmin, M., Trela, W., Sturesson, U., Heikoop, J.M., Aurell, M., Ramajo, J. Halevy, I. (2019). The geologic history of seawater oxygen isotopes from marine iron oxides. Science 365, 469–473.

Aspecto general y de detalle de las calizas ricas en partículas esféricas (ooides) ferruginosas, que se encuentran en torno al límite Jurásico Medio-Superior (Capa de Arroyofrío) en el entorno de la Sima de San Pedro (Oliete, Teruel)


Ver listado de noticias